DiploMagic.com

Tuesday
Nov 21st
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Vajillas...

Correo electrónico Imprimir

Al elegir una vajilla nos enfrentamos a una cantidad de decisiones...
¿En qué consiste una vajilla básica? ¿Para cuántas personas nos conviene comprarla?
¿En qué color? ¿Con diseño o sin diseño?

 

 

El diseño, el color, el material con que está fabricada una vajilla dependerá de tus gustos, el estilo que quieras darle a la mesa, la decoración de tu casa, y mil factores más...

Mucha gente cuenta con más de una vajilla:  una para eventos formales, otra más informal, otra "porque la vi y me gustó", otra "porque la heredé de la abuela"...

Pero ¿cuántas vajillas necesitamos realmente?
¿Para cuántas personas?
¿Cuáles son los platos necesarios en una vajilla básica?

 


¿Qué material? ¿Qué diseño? ¿Qué color?

Por supuesto, ¡el que más te guste!

Si has heredado una vajilla, o si te la han regalado, deberás pensar en adecuar el resto de los elementos necesarios en la mesa al diseño y color de la vajilla.

Pero si vas a comprar una vajilla nueva, te convendrá tener en cuenta varios factores:

  • la decoración del comedor - busca una vajilla que combine con el estilo de tu comedor.  Una vajilla de barro rústica no se verá bien en un comedor Luis XV...
  • los cubiertos - si ya tienes un juego de cubiertos, intenta que la vajilla siga su estilo.  Una vajilla barroca no quedará bien con esos cubiertos ultra modernos...
  • la cristalería - así como con los cubiertos, si ya cuentas con cristalería, la vajilla deberá combinar con su estilo.
  • la mantelería - En general la mantelería la decidimos una vez que sabemos qué vajilla vamos a utilizar, pero si tienes un mantel preferido, o quieres lucir frecuentemente el mantel de la bisabuela, decide el diseño y color de la vajilla teniendo en cuenta la mantelería sobre la que la colocarás.
  • no olvides que la vajilla probablemente te acompañará por años... Un color o diseño particular puede llegar a aburrirte luego de un cierto tiempo.  Diseños sencillos, colores "clásicos", no te cansarán tanto, no limitarán tus opciones tanto en decoración como mantelería, cubertería, cristalería...  Además, las vajillas más sencillas se convierten en "clásicos", por lo que no te sentirás obligado a cambiarla una vez que pase de moda.
  • otro factor muy importante al elegir una vajilla:  la facilidad con la que puedas reponer las piezas que se vayan rompiendo.  La compra de determinadas marcas y diseños, aunque en general implican un gasto mayor, te garantizan la posibilidad de ampliar la vajilla o de reponer piezas con facilidad, a lo largo de los años.
  • y, por último, ten en cuenta que algunas vajillas no pueden ser lavadas en lavavajillas.  Pero sobre esto hablaremos en otra oportunidad...

 

Un truco:  una vajilla blanca, de diseño sencillo es el mejor "comodín":  lucirá bien en cualquier mesa, ya sea formal o informal...  Combinará con facilidad con todo tipo de cubertería y cristalería...  Te permitirá combinarla con otras vajilla en caso de necesitar muchos platos, por ejemplo, para un buffet... Y si el blanco te parece insípido, aburrido, no olvides que el color a la mesa se lo podrás dar con los arreglos florales, la mantelería u otros elementos de decoración.

 


¿De qué se compone una vajilla básica?

Las vajillas antiguas constaban de platos de muchos tamaños:  platos llanos, platos de entrada, platos de ensalada, platos de postre, platos de quesos, platos hondos, platos de pan...  Pero con los años se han simplificado, unificando el tamaño de los platos.

Básicamente, lo indispensable en una vajilla de mesa es:

  1. Platos llanos - se utilizan para servir el plato principal, así como para apoyar el plato de la entrada o el plato de sopa.  Tienen aproximadamente 27 centímetros de diámetro.

  2. Platos hondos - para servir sopas y potajes.  Tienen aproximadamente 24 centímetros de diámetro.

  3. Platos pequeños - se utilizan tanto para las entradas como para los postres.  También sirven de apoyo a las tazas de consomé y a las copas o compoteras que se utilicen para servir determinadas entradas o postres.  Tienen aproximadamente 22 centímetros de diámetro.

Por supuesto, el contar con una vajilla básica limitará el menú que puedas servir.  Deberás olvidar el consomé, las entradas o postres que requieran de copas o compoteras... 

No mencionamos los platos de sitio ni los platos de pan porque estos no tienen porqué pertenecer a la vajilla, ni ser del mismo material.  Por ejemplo, platos de sitio y de pan en plata o quizás en cerámica pintada, pueden complementar una vajilla, dándole un aire más formal en el primer caso, o más rústico en el segundo, de acuerdo a la ocasión.

 

Atención:  la utilización de platos de sitio es opcional, no así la de los platos de pan, que deberán colocarse siempre en la mesa.  Cuando la vajilla incluye los platos de pan, estos tienen aproximadamente 16 centímetros de diámetro.  Sin embargo, los platos de pan fabricados en otros materiales generalmente son más pequeños.

 


¿Para cuántas personas?

Veamos...   ¿Sueles organizar recepciones en forma de buffet, para muchas personas?  ¿Prefieres las reuniones más íntimas, con un máximo de 8 invitados? 

Sea como sea, siempre es conveniente contar con una vajilla con platos llanos pequeños y grandes para el doble de los comensales que puedan sentarse a la mesa. 
¿Por qué?  Por varias razones...

  • Para servir la entrada, colocarás el plato pequeño sobre un plato grande de mesa... Cuando el camarero retire el plato de la entrada, retirará también el plato grande, colocando en la mesa, al mismo tiempo que retira la entrada, el plato que se utilizará a continuación...  Ya ves, necesitas dos platos llanos grandes por comensal.
  • Los platos que se utilizan para servir la entrada son, en caso de contar con una vajilla básica, los mismos platos que se utilizarán para el postre.  Una vez que se retira la entrada, no habrá tiempo de lavarlos para volver a utilizarlos con el postre... Necesitas dos platos pequeños (de entrada o postre) por comensal.
  • De esta forma, también contarás con platos suficientes para un buffet cuando los invitados sean más de los que puedes sentar a la mesa.

Ya has decidido el menú... pero ¿has tenido en cuenta si tienes los cubiertos necesarios?
Oprime aquí

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment:


Artículos relacionados