DiploMagic.com

Wednesday
Jan 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Fin de fiesta... Café Royal

Correo electrónico Imprimir

La recepción ha resultado un éxito...
Los invitados han elogiado el menú...
¿Por qué no sorprenderlos con un café diferente como fin de fiesta?

Siempre podemos encontrar la forma de ser originales... ¡hasta para servir un simple café!


Un menú bien planeado, una comida que ha merecido el elogio de los invitados... ha llegado la hora de una charla agradable alrededor de una taza de café...


Al decidir el menú que se iba a servir, tuvimos en cuenta decenas de cosas: desde el clima, los gustos o limitaciones de los invitados, hasta los colores de cada uno de los platos y su presentación en las fuentes.


Hicimos nuestra lista:

  • Aperitivos....
  • Entrada...
  • Plato principal...
  • Guarniciones...
  • Postre
  • Petit-fours
  • Bebidas...


Todo minuciosamente detallado... y al final de la lista, una sola palabrita: "Café"

En realidad, nunca le damos demasiada importancia al café, pero, si nos ponemos a pensarlo, el momento del café señala el "fin de fiesta"... la última impresión que se llevarán nuestros invitados...

Entonces, ¿por qué no ofrecerles algo original, último recuerdo de una velada perfecta?

A continuación te brindamos una receta muy sencilla, pero que resulta espectacular: el "Café Royal".

 

Café Royal


Ingredientes

  • Café - preparado en la forma habitual
  • Azúcar en terrones
  • Coñac - 1 cucharadita por taza de café


Preparar el café en la forma habitual.

La originalidad del Café Royal reside en la forma de servirlo:

  • Servir el café en la taza o pocillo.
  • Colocar un terrón de azúcar en la cucharita
  • Colocar la cucharita en forma horizontal sobre el borde de la taza, de manera que se sostenga

    Un truco: para que la cucharita se mantenga en equilibrio, deberá ser un poquito más grande que el tamaño correspondiente a la taza. Por ejemplo: para una taza pequeñita, tipo pocillo "de moca", utilizaremos una cucharita de taza de café.

  • Rociar el terrón de azúcar con coñac, hasta que esté empapado, y cuidando de no volcar el licor dentro del café.
  • Encender el coñac acercando una cerilla a la cucharita.

    Un truco: para facilitar el encendido, calienta la parte inferior de la cucharita con la misma cerilla y luego enciende el licor

  • Esperar a que la llama del flambeado se apague y volcar el contenido de la cucharita en el café.



Otra opción para servir el Café Royal:

  • Colocar el terrón de azúcar sobre una cucharita
  • Rociarlo con coñac hasta que esté empapado
  • Encender el coñac acercando una cerilla al terrón de azúcar, mientras sostenemos la cucharita

    Un truco: para facilitar el encendido, calienta la parte inferior de la cucharita con la misma cerilla y luego enciende el licor

  • Volcar el contenido de la cuchara, aún encendido, dentro de la taza vacía
  • Una vez que la llama del flambeado se apague, servir encima el café


 

 



¿Azúcar en cubos o terrones?...  ¡Si supieras lo fácil que es hacerla!
Oprime aquí


¿Necesitas más recetas de café?


Un café sutilmente perfumado sorprenderá a tus invitados... quizás no descubran cuál fue la diferencia, pero seguramente partirán con la certeza de haber participado de una velada donde hasta el café fue digno de mención.
Oprime aquí

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment:


Imágenes: Café, Té, Tisanas