DiploMagic.com

Monday
Nov 20th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Trucos para la platería estropeada

Correo electrónico Imprimir

Saleros manchados por la corrosión, velas derretidas sobre los candelabros, sedimentos dentro de la cafetera de plata....

Oprime aquí para ver algunos consejos para evitar que tus piezas de plata se ennegrezcan, se corroan, se manchen...

Pero ¿qué hacer cuando el daño ya está hecho? ¿cómo solucionarlo?

He aquí algunos trucos que, como por arte de magia, te resolverán  esos problemas con poco trabajo y resultados asombrosos.


 

Sedimentos y manchas dentro de cafeteras y teteras:

  1. Lava la cafetera o tetera con detergente suave, fregándolo por dentro con una esponja suave o un paño de algodón.
  2. Llénala con agua tibia y échale dentro tabletas de las que se utilizan para limpiar las dentaduras postizas (¡no te rías! los resultados son asombrosos).  Deberás utilizar una tableta por cada dos tazas de agua.
  3. Déjala durante 10 o 15 minutos.  La efervescencia de las tabletas desprenderá los sedimentos.  Si notas que no todos los sedimentos se han desprendido, frota el interior con una esponja suave, un paño de algodón o un cepillo de dientes infantil.
  4. Enjuaga con agua tibia.

 

Manchas de corrosión en saleros:

La corrosión producida por la sal en los saleros, si no está muy avanzada, se puede limpiar fácilmente con amoníaco.  Para ello deberás trabajar en un lugar bien ventilado y utilizar guantes de caucho sintético.

  1. Coloca amoníaco en un recipiente que puedas tapar
  2. Coloca el salero dentro del recipiente y tápalo.
  3. Déjalo dentro del recipiente tapado por diez minutos.
  4. Pasados los diez minutos, revisa el salero.  Si aún tiene manchas de corrosión, déjalo dentro del recipiente con amoníaco otros diez minutos.
  5. Cuando las manchas de corrosión desaparezcan, retira el salero del recipiente, lávalo con detergente suave y enjuágalo.
  6. Es probable que notes que el salero se ha puesto opaco o con algunas manchas oscuras.  Lústralo con el producto que acostumbres, y no olvides enjuagarlo con agua tibia y secarlo bien.

Importante:  si luego de 20 minutos en amoníaco, el salero continúa con manchas, deberás llevarlo a un restaurador profesional.  Si el salero no es de plata maciza, es decir, si es de platina, silver plated, o bañado en plata, no utilices este método porque el amoníaco estropeará el baño de plata.

 

Velas derretidas sobre los candelabros:

Pocas cosas son más frustrantes que intentar quitar los restos de vela de los candelabros. 
Probablemente la manera más utilizada sea la de dejar enfriar los restos de vela (10 minutos de congelador son suficientes) e intentar quitarlos con las uñas (nunca utilices cuchillos ni ningún tipo de utensilio de metal que pueda rayar el candelabro)... pero no siempre resulta, especialmente cuando la cera queda atrapada dentro del porta velas.

Una idea fácil:  ¡utiliza el secador de pelo!

  1. Pasa el secador de pelo a temperatura media sobre los restos de vela (cuida de no calentar demasiado el candelabro)
  2. A medida que la cera se vaya ablandando, sin derretirse, sácala con un papel absorbente.
  3. Repite este último paso, utilizando siempre papel limpio, hasta que la cera haya desaparecido totalmente.
  4. Lava el candelabro con agua tibia y detergente suave, enjuágalo y sécalo bien.  Si no puedes lavarlo por tener base de fieltro o piezas de madera u otro material que no se pueda mojar, pásale un trapo suave humedecido. 
  5. Lústralo como acostumbres y  no olvides enjuagarlo con agua tibia y secarlo bien.

 

Para evitar la humedad:

La humedad ambiente es la culpable de que la plata se ennegrezca.  Para evitarla, te recomendamos colocar dentro del lugar en el que guardes tus piezas de plata, un recipiente o bolsita con gel de sílice, o carbón activado.

El gel de sílice es muy utilizado en la industria, lo habrás visto en bolsitas pequeñas dentro del embalaje de aparatos eléctricos o electrónicos. También se vende en frascos o recipientes plásticos cuya tapa agujereada permite que el gel (en realidad es un granulado) absorba la humedad ambiente. 

 


 

Llegado el momento de poner la mesa, muchas veces nos hemos encontrado con  platería ennegrecida, saleros dañados, cubiertos opacos o manchados...  ¡Vale más prevenir que curar! Oprime aquí para ver cómo evitar que estos desastres sucedan.

 

 

 
Comments (3)
3 Miércoles 26 de Junio de 2013 03:22
María S.
Les recomiendo un producto norteamericano para limpiar la plata llamado "Hagerty Silver Foam" . Es muy bueno pues se usa como si estuviéramos usando un lavaplatos en crema. Se frota el artículo tal como si estuviéramos lavandolo en el fregadero, se enjuaga, se seca...y listo!! La plata limpia y brillante en segundos.
Para artículos de trama intrincada...o que cortan nuestras manos al frotarlos (como una rosa que yo tengo) se pone agua a hervir, se le añade unas cucharaditas de Bicarbonato de Sodio y unos buenos trozos de papel aluminio, se sumerje la pieza en la olla por unos minutos y enseguida queda limpia! Se produce una reacción química entre el bicarbonato y el papel de aluminio que "atrae" los iones del oxido de la plata (o sea lo negro) hacia el papel de aluminio en minutos y por eso la deja limpia.
Suerte!
2 Lunes 20 de Mayo de 2013 00:11
Celia Medina
Tengo un cuchara de servir arroz de sterling y se ha manchado de oscuro, he utilizado el producto de christofle y no lo limpia, con que puedo quitar esta mancha tan fea. gracias,
1 Sábado 12 de Enero de 2013 21:19
juan martín ventura martínez
muy útil sus consejos, gracias.

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: