DiploMagic.com

Sunday
Jan 21st
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Una receta ancestral (Depilación)

Correo electrónico Imprimir

¿Has tenido que recurrir a la depilación casera por encontrarte en un lugar donde la depilación no es un servicio habitual en los salones de belleza?



Existen muchos métodos de depilación, pero algunos de ellos pueden ser aplicados solamente por profesionales, como la depilación permanente, ya sea con láser o por electrólisis.

Los métodos de depilación que puedes utilizar en forma casera, son, en general, poco efectivos o muy dolorosos.

Pero ¡qué te vamos a explicar! si probablemente ya has experimentado con hojitas de afeitar (¿de qué valieron tantos cortes, cuando a los pocos días has tenido que repetir la operación?); cremas depilatorias que te han irritado la piel al punto de no poder lucir una falda; maquinitas eléctricas que prometen una depilación sin dolor y te han hecho ver las estrellas; y ni que hablar de los pegotes de cera, ¡que se resisten a todo tipo de solventes no tóxicos!

Pero existe un método natural, que ya utilizaban los Faraones, y muy popular en los países islámicos: la depilación "dulce" o Hallawa.

  • El Hallawa es totalmente natural;

  • se prepara con elementos que encuentras en todas partes;

  • es menos agresivo que los otros métodos de depilación;

  • es menos doloroso que la cera, ya que se adhiere al vello, pero no a la piel;

  • es totalmente soluble en agua;

  • produce una exfoliación leve de la piel, por lo que notarás que la deja más tersa y suave

  • quita el vello de raíz, por lo que éste no volverá a aparecer hasta 3 o 4 semanas más tarde y, además, lo debilita...

Veamos la receta...


Hallawa

Ingredientes:

  • 1 taza de azúcar

  • el zumo de un limón

  • agua (la cantidad necesaria para cubrir el azúcar)

  • 1 termómetro de azúcar (se utilizan para hacer dulces y mermeladas, lo puedes conseguir en cualquier tienda de repostería o de artículos de cocina)

Antes de comenzar a preparar el Hallawa, deberás tener lista una olla con agua fría y algunos cubitos de hielo.

En una cacerola chica coloca el azúcar y el zumo de limón.
Agrega un poco de agua, sólo la necesaria para que cubra el azúcar.
Revuelve suavemente y coloca sobre el fuego.
Una vez que comienza a hervir, controla la temperatura de la preparación con el termómetro. Cuando alcanza los 120ºC (250ºF), retírala del fuego y enfríala inmediatamente colocando la cacerolita en la olla con agua fría (con cuidado de que no entre agua a la preparación de azúcar); de esta manera detendrás la cocción.

Luego de uno o dos minutos sobre el agua con hielo, retira y deja enfriar. Una vez que el Hallawa está tibio, lo vuelcas sobre un plástico no muy fino (puede ser una bolsa de las que se utilizan para congelados), o una placa de silicona. Lo dejas reposar hasta que alcance la temperatura ambiente.

Ten muchísimo cuidado, no olvides que esta preparación es un caramelo y las quemaduras pueden ser muy graves. No toques la preparación hasta que esté tibia o a temperatura ambiente.

 


¿Cómo se utiliza?

Antes de comenzar la depilación, la piel deberá estar limpia y seca, sin residuos de cremas. Una vez que la piel está limpia, coloca sobre la zona a depilar un poco de talco, quitando luego el exceso (también puedes utilizar fécula de maíz, ¡daría al proceso un aire más culinario!)

Toma un trocito de Hallawa, el equivalente a una cucharada aproximadamente, en tus manos. La consistencia del Hallawa es la de una masa pegajosa y elástica que se despegará sin dificultad de los dedos.

Coloca el Hallawa sobre los dedos y con el pulgar lo "amasas" un poco para ablandarlo. Luego, haciendo presión con el pulgar, extiende una capa fina sobre la zona a depilar, siguiendo la dirección en que crece el vello, dejando el pulgar apoyado sobre el final de la tira de Hallawa. (Estas "bandas" no deben ser demasiado largas, conviene que cubras zonas de 4 o 5 cm de largo, como máximo).

Una vez que hayas colocado el Hallawa sobre la zona a depilar, hala o tira con el dedo pulgar, que estará "pegado" al final de la banda, en el sentido contrario al crecimiento del vello, de un golpe seco, como quien se arranca una tirita (bandita o curita) de la piel. La manera correcta de halar es en forma paralela a la zona a depilar, nunca hacia arriba.

Utilizando el pulgar y la punta de los dedos, vuelve a formar una bolita con el Hallawa y repite la operación, aplicándolo ahora en otra zona.
Si no has eliminado todos los vellos del sector con una sola aplicación, podrás aplicarlo repetidas veces sobre el mismo lugar, hasta eliminar todo el vello; el Hallawa no irrita la piel.

Notarás que el color del Hallawa irá cambiando, de amarillo claro, transparente, pasará poco a poco a ser opaco y blanco, y se irá poniendo más pegajoso y menos elástico. Cuando notes que te resulta difícil despegarlo de tus dedos, será momento de utilizar una nueva bolita.

Los restos de Hallawa que te hayan quedado sobre la piel, se quitan fácilmente con agua tibia.

 


¡Ya tienes la receta de los Faraones! Ahora sólo te queda probarla...
No olvides que para todo en la vida, se requiere un poco de práctica... una vez que la obtengas, no cambiarás el Hallawa por ningún otro método de depilación casera.

 


Una ceremonia, de pie e interminable... Horas en la cocina preparando una recepción... Un día agotador... O quizás solamente el deseo de sentirte una estrella...
¿No crees que te mereces un tratamiento relajante? ¿Qué te parece un baño de sales? Oprime aquí y encontrarás recetas que se preparan con ingredientes fáciles de conseguir, sea donde sea que te encuentres.

 

 

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: