DiploMagic.com

Sunday
Jan 21st
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Las uñas...

Correo electrónico Imprimir

Tanto en hombres como en mujeres, cuando están cuidadas pasan desapercibidas... pero, ¡qué mal aspecto dan las uñas descuidadas!

 

Uñas débiles, manchadas, partidas, amarillas...
Por más que las cuides, no siempre logras que se vean prolijas.

Si pudieras usar guantes en todo momento... pero es imposible ocultarlas...

Necesitas algunos trucos...


 

Comencemos por ver cuáles son algunos de los problemas más comunes de las uñas.

Es importante aclarar que, si estos problemas los has tenido durante mucho tiempo, se han convertido en permanentes o son muy persistentes, es conveniente que consultes a tu médico, así cómo en el caso de micosis (hongos) o infecciones.  En algunas ocasiones, las uñas pueden "diagnosticar" falta de minerales, problemas hormonales, o enfermedades de la piel.

Pero, cuando estos problemas aparecen y desaparecen como por arte de magia, generalmente se deben a que no cuidamos las uñas como deberíamos, o, en muchísimos casos (te asombrará saberlo) ¡al exceso de cuidado!


 

¿Cuáles son los problemas más comunes de las uñas?

  • uñas frágiles, débiles, que se parten con facilidad:  puede deberse a falta de minerales, como también puede ser un factor genético.
    ¿Siempre las has tenido débiles?   Deberás prestarles más atención;  el contacto prolongado con el agua, el agua caliente, el detergente,  la utilización frecuente de quitaesmaltes o solventes, las debilitará aún más.
  • uñas que se parten en capas, se descaman:  este problema se produce, generalmente, por agresiones externas, como puede ser el uso frecuente de detergentes, quitaesmaltes, productos químicos; pero también por la utilización incorrecta de corta-uñas, tijeras y limas de uñas.
  • uñas estriadas:  lamentablemente, tenemos que decirte que las estrías en las uñas son signos de envejecimiento.  Así como nos aparecen nuevas arrugas en el rostro, también nos aparecen estrías en las uñas.  Según la persona, éstas pueden aparecer antes o después.
  • uñas con manchas blancas:  a veces aparecen desde el nacimiento, en este caso posiblemente su origen sea genético.  Cuando aparecen ocasionalmente, estas manchas se deben a un problema de recorte abusivo de la cutícula.  La cutícula es una piel muy sensible, que protege la matriz de la uña.  Al recortarla, puedes herir las nuevas células que formarán la uña, y ésta crecerá con manchas o hendiduras.
  • uñas amarillas:  un problema muy común entre los fumadores, pero que también se produce por la utilización de algunos esmaltes de uñas.
  • uñas con manchas negras:  estas manchas son, en general, producto de un golpe o traumatismo.  Desaparecen a medida que la uña se repone, es decir con el crecimiento.  De no ser así, es conveniente consultar un médico.
  • uñas combadas o con hendiduras:  este problema se produce, también,  por un tratamiento inadecuado de las cutículas.

 

¿Cómo evitar estos problemas?

  • Protege tus uñas de detergentes, jabones, productos químicos, y hasta del agua, utilizando guantes.
  • Lava tus manos con agua fría, evita el agua caliente.
  • Evita cortarte las uñas con tijeras o corta-uñas y utiliza siempre limas de esmeril o cartón, nunca de metal.
  • Lima tus uñas desde los lados hacia el centro para evitar escamas.
  • Limita el uso de esmaltes y quita esmaltes.
  • Si te pintas las uñas, utiliza siempre una "base" antes de aplicar el esmalte.
  • Hidrata a menudo las uñas y cutículas con cremas hidratantes
  • Evita cortar las cutículas, empújalas con un palito de naranjo (que se pueden adquirir en farmacias o droguerias), sin forzarlas.

 

Pero, si el mal ya está hecho... ¿cómo podemos solucionarlo?
Con algunos trucos....
 

Para blanquear las uñas amarillas: 

Mezclar una taza de agua caliente con una cucharada de agua oxigenada.  Remojar las uñas durante diez minutos en esta mezcla.  Realizar este tratamiento dos veces a la semana.

Otra solución es frotarlas con vinagre blanco.

 

Para fortalecer las uñas débiles:

Abre una cápsula de vitamina E y coloca el aceite que contiene en un recipiente.  Agrega una cucharada de aceite de oliva.
Entibia esta mezcla a baño María, para mejores resultados.

Pon las uñas en remojo en agua tibia por unos minutos.  Sécalas bien y masajea las uñas y las cutículas con esta mezcla.  Deja el aceite sobre las uñas unos minutos.  Enjuaga con agua tibia y seca bien tus uñas.

Si tomas alimentos ricos en vitamina B (como, por ejemplo, la levadura) o suplementos de la misma vitamina, ésta actuará fortaleciendo las células de las uñas que se están formando.  Tardarás un par de meses en ver los resultados, pero tus uñas crecerán más fuertes.

 

Para las manchas, rugosidades, hendiduras:

No hay una solución inmediata, dado que se trata de malformaciones debidas a un mal tratamiento en la cutícula.  Pero no olvides que las uñas crecen un milímetro por semana, y se renuevan por completo, de la raíz a la punta, al cabo de seis meses.  Déjalas crecer, cuídalas, y todos estos problemas irán desapareciendo.

 

Otros problemas:

  • Para evitar el comerte las uñas (onicofagia), deberás vencer primero el estrés, la ansiedad, o el problema por el cual se origine esta costumbre.  Existen algunos líquidos, como la tintura de Aloe, que se puede aplicar sobre las uñas y cuyo sabor desagradable te ayudará a dejar de comértelas.
  • Si a causa de un hobby o trabajo tus uñas se ensucian por debajo, resultando muy difíciles de limpiar, lávalas con un cepillo suave mojado en una mezcla de agua con polvo de hornear (1 vaso de agua con una cucharada de polvo de hornear) o en agua mineral con gas.

 


Ya sea a causa del clima, nuestros hobbies y actividades, o el irremediable paso del tiempo, las manos sufren, se secan, se agrietan, se manchan...  Oprime aquí y encontrarás algunas soluciones a estos problemas.

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment:


Artículos relacionados