DiploMagic.com

Tuesday
Nov 21st
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Organizando las recetas

Correo electrónico Imprimir

¿Dónde estará aquel recorte de recetas de pavo? ¿Y el e-mail con la receta del "paté campagnard"?...  Cajas y cajones llenos de recortes, recetas copiadas en trozos de papel y hasta en tarjetas de visita, esperando el momento de ser pasadas en limpio...

 

...pero el momento nunca llega... siempre queda para el lunes, junto con la dieta y el dejar de fumar, mientras las recetas se siguen acumulando... te las envían por e-mail, las recortas del periódico, las imprimes de Diplomagic...

Con el tema de la dieta y el cigarrillo no podemos más que darte ánimo, pero para ordenar tus recetas te ofrecemos una idea que te permitirá, en poco tiempo y con un mínimo esfuerzo, no solamente organizarlas, sino también evitar las típicas manchas y salpicaduras. Hagamos un poco de magia....

 


 

 

 

 

Necesitarás:

  • un bibliorato, o carpeta con anillos
  • muchos sobres plásticos de los que se utilizan para archivar hojas
  • separadores para dividir las recetas en categorías
  • un poco de paciencia y ¡la centésima parte del tiempo que te llevaría copiar todas tus recetas!

 

 

 

1. En primer lugar, deberás decidir en qué categorías dividirás las recetas. La división podrás hacerla en categorías generales ("entradas", "platos", "postres") o más específicas ("canapés", "sopas", "verduras", "carnes", "pescados", etc.). Una vez que tengas una lista de categorías, colocarás en el bibliorato los separadores, cada uno con el título correspondiente.

¡Un truco! Puedes utilizar dos juegos iguales de separadores, uno para recetas que ya has probado y corregido y otro para las recetas que todavía no has utilizado y aún no sabes cómo quedarán. A medida que vayas probando las recetas nuevas, si merecen ser archivadas las colocarás junto con las otras, y, si no son lo suficientemente buenas, las descartarás.

 

2. Colocas las recetas en los sobres plásticos. En cada sobre podrás colocar dos recetas, una de cada lado.

 

3. Archivas las recetas en el bibliorato o carpeta de anillos, colocando cada una en la categoría correspondiente. Cada vez que vayas a utilizar una de ellas, la quitas del bibliorato con su sobre plástico, así tus recetas estarán protegidas de salpicaduras y manchas.

 

4. Para que la receta no te quite lugar en la mesada o área de trabajo, puedes colocar, escondido bajo el armario superior de la cocina, un ganchito del que, mediante un clip de escritorio, podrás colgar tu receta mientras cocinas.

 

5. Una vez que has terminado, limpias el sobre plástico y vuelves a archivar tu receta en la carpeta.

 

Con este sistema, el buffet de despedida a los Pérez, o la comida en honor del Embajador de Magicland, los recordarás por muchos detalles, pero ya no por la mancha de chocolate que te impide ver cuántos huevos lleva la mousse.

 


¿Decenas de páginas salpicadas de mantequilla y harina en los libros de cocina?... Oprime aquí y  te ayudaremos a solucionar ese problema.

 

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment:


Artículos relacionados