DiploMagic.com

Monday
Nov 20th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Suaves, esponjosas (Toallas)

Correo electrónico Imprimir

Las toallas...
¿Cómo elegirlas?
¿Cómo lograr que se conserven suaves?

 

 

¿Hay algo más frustrante que una toalla que no seca?

Sí, probablemente la toalla que al cabo de pocos lavados se convierte en algo áspero y acartonado...

 

¿Cuáles son las características que tiene que tener una toalla para secar bien, mantenerse esponjosa y suave, y que nos dure más tiempo en buenas condiciones?

 

 

 

Veamos...


Cuando compramos toallas...

Queremos que tengan una larga vida útil, que sean esponjosas, pero sobre todo que absorban el agua, que sequen...

Para ello, las toallas deberán ser de algodón.  Nada de mezclas, nada de porcentajes bajos de fibras sintéticas... 100% algodón.

Hay muchos tipos de tejido de algodón, unos mejores que otros.  Lo que los diferencia es la calidad de la fibra. 
Una fibra más larga, como es la del algodón egipcio, produce tejidos de mayor calidad, absorción y resistencia.  Pero no hay necesidad de gastar fortunas en toallas de algodón egipcio... Hay otros factores que colaborarán a que el tejido sea absorbente y suave.

El factor más importante en la absorción y duración de una toalla 100% de algodón, está en la forma en que ha sido tejida.  Para hacer una buena elección, deberás prestar atención a lo siguiente:

  • El tejido de base deberá ser firme, compacto.
  • Los "bucles" o  "rizos" de la toalla no deberán verse como lazadas en forma de arco, sino que deben verse como un solo hilo
  • Estos bucles deberán estar muy juntos, que apenas permitan ver el tejido de base; a mayor densidad, más absorción y mejor calidad
  • Los bordes de la toalla deben mostrar un tejido firme, compacto.
  • Cuánto más pesada es una toalla, más probable es que su calidad sea superior, ya que el peso indica una mayor cantidad de fibra de algodón en su fabricación
  • No hay mejor indicador que el tacto al momento de elegir una toalla... Tómala entre tus manos, si es de buena calidad, la sentirás suave, esponjosa, pesada... 
    Si luego de pasar tus manos sobre la toalla te queda una sensación levemente aceitosa en las manos, si la sientes demasiado "sedosa", es posible que haya sido tratada con suavizantes siliconados que dan una textura más sedosa al tejido pero reducen su capacidad de absorción... En este caso, es preferible descartar esa toalla, pero si decides comprarla, sigue las instrucciones para lavarla con vinagre como indicamos más abajo.

 

Ya hemos elegido la toalla...
Ahora veamos cómo cuidarla para que se mantenga esponjosa y suave.

 

Lavado:

  • Antes de utilizar las toallas por primera vez, es recomendable lavarlas agregando una taza de vinagre al agua; de esta forma, si el fabricante les hubiera tratado con algún suavizante, éste desaparecerá, mejorando la capacidad de absorción del tejido
  • Lava las toallas de color separadas de las blancas
  • Utiliza detergentes suaves, en la forma indicada en el envase pero reduciendo a la mitad la cantidad recomendada; el uso excesivo de jabón las endurece y las hace menos absorbentes
  • No utilices suavizantes o cremas de enjuague; éstos dejan un residuo en el tejido que repele el agua y reduce la capacidad de absorción del algodón
  • Evita la utilización de cloro o lejía.  Si las toallas tienen manchas difíciles de quitar, agrega media taza de amoníaco al agua del lavado.
  • No laves las toallas junto con prendas que tengan botones, ganchos, cierres o cremalleras, ya que podrían enganchar el tejido y estropearlo
  • Lamentablemente, el algodón encoge... es imposible evitarlo, pero para que el encogimiento no sea tan grave y las toallas no se deformen, es conveniente lavarlas y secarlas a temperaturas bajas
  • Evita lavar las toallas con otras prendas, ya que durante los primeros lavados es probable que el tejido de las toallas suelte pelusas que se adhieran a los otros tejidos

 

Secado:

  • No dejes las toallas húmedas dentro de la máquina de lavar por mucho tiempo; ponlas a secar lo antes posible
  • La mejor manera de conservar las toallas suaves y esponjosas es secarlas en secadora eléctrica de tambor.  En este caso, seca las toallas a temperaturas relativamente bajas y retíralas de la secadora cuando aún no están totalmente secas.  No deberán sentirse húmedas, pero si las dejas demasiado tiempo, saldrán resecas y ásperas.
    Si no tienes una secadora, tómate el trabajo de, al menos cada dos lavados, llevarlas a un lavadero donde las sequen en máquina de tambor, notarás la diferencia.
  • Si las vas a secar al aire, conviene que no estén expuestas al sol

 

Otras recomendaciones:

  • Entre usos, deja secar las toallas colgadas en forma extendida; esto evitará que las fibras se quiebren y el tejido durará más
  • Espera a que las toallas estén secas para colocarlas en el cesto de la ropa sucia; si las guardaras húmedas, el tejido se estropearía, probablemente se cubriría de moho y se impregnaría de un olor a humedad, muy difícil de quitar.

 

Uno de los trucos para que la ropa se mantenga siempre impecable es darle el tratamiento correcto. Pero ¿cómo adivinar lo que significa cada uno de los símbolos incluídos en las etiquetas?
Oprime aquí

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: