DiploMagic.com

Monday
Nov 20th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

¿Y las plantas?...

Correo electrónico Imprimir

Planeamos las vacaciones.... quizás un fin de semana largo... o una visita a nuestro país...  Todo está listo, pero a último momento nos entra el pánico... ¿quién se ocupará de regar nuestras plantas?

 

Las cuidamos durante todo el año, las mimamos, las vemos crecer, florecer...

Pero cuando llega el momento de irnos por unos días de casa, nos damos cuenta que no tenemos a quien recurrir para que se ocupe de  nuestras plantas. 

Obviamente, lo más sencillo es dejarlas al cuidado de familiares o amigos; pero, cuando vives en un país que no es el tuyo... es probable que no tengas familiares en la zona... es posible que aún no tengas la confianza suficiente con tus nuevas amistades para pedirles que se ocupen de tus plantas...

 

 

 

Para las plantas de exteriores y jardines, siempre podrás contratar un jardinero que se ocupe de regarlas si el clima no ayuda. 
Pero, el gran problema son las plantas de interiores.

Por supuesto, existen métodos de riego automático, algunos muy sofisticados, otros sencillos y accesibles... pero, generalmente, no pensamos en ellos hasta el momento en que, ya con las maletas prontas, y el boleto de avión en la mano, recordamos, con horror, que no hemos previsto nada para que las plantas sobrevivan nuestras vacaciones.

Pero no desesperes, siempre existe algún truco...


 

Para que no tengas que preocuparte del riego de tus plantas, hay dos sistemas que funcionan muy bien:
 

Crear un terrario o invernadero casero:

  • Riega las plantas como lo haces normalmente.  Cuida de no mojar las hojas.

  • Una vez que la tierra está húmeda y el exceso de agua haya drenado al plato, elimina este exceso y coloca el plato, seco, bajo la maceta.

  • Coloca la maceta, con su correspondiente plato, dentro de una bolsa plástica transparente.

  • Contra los bordes interiores de la maceta, entierra 3 o más estacas, cañas, o varas.  Estas deberán ser 10cm. más altas que la planta.

  • Levanta la bolsa de manera que cubra toda la planta y que las estacas, cañas o varas, eviten que el plástico entre en contacto con las hojas.

  • Cierra la parte superior de la bolsa, atándola, o con cinta adhesiva.

De esta forma, habrás creado un terrario o invernadero casero.  El plástico mantendrá la humedad de la planta durante el tiempo en que no estés en casa.
Una vez que hayas vuelto, retira la bolsa plástica, pero deja la planta en el lugar en que ha estado durante tu ausencia.  Luego de un par de días, en que la planta se acostumbrará nuevamente al ambiente y al riego normal, podrás volver a colocarla en su lugar habitual.

Las bolsas plásticas en que, generalmente, te entregan la ropa de la tintorería o tinte, son ideales para crear el terrario.  Si tus plantas son demasiado grandes para colocarlas dentro de una bolsa, podrás utilizar plástico o polietileno del que venden por metro.  En este caso, pegarás con cinta adhesiva el plástico al plato de la maceta, cuidando de cerrar la unión lateral del plástico en toda la altura, y luego procederás de la misma forma en que se ha explicado anteriormente.


Crear un sistema de irrigación sencillo:

Es muy fácil.  Solamente necesitarás un recipiente con agua y mechas o cordones de algodón.  Puedes comprar mechas de las que se usan para los faroles a combustible o las puedes hacer utilizando paños de cocina que hayas descartado, camisetas de algodón viejas, sábanas o toallas que ya no utilices...  Es importante que estas "mechas" sean gruesas y absorban bien el agua.

  • Riega la planta normalmente y asegúrate de quitar el exceso de agua que pueda haber drenado al plato.

  • Coloca al lado de cada planta un recipiente con agua (puede ser un bidón, un balde o cualquier recipiente grande de plástico)

  • Introduce un extremo de la mecha en la tierra de la maceta, lo más cercano posible al tronco de la planta.  Ayúdate con un palito, un pincho de "brochette" o un destornillador, para introducirlo en la tierra hasta que entre en contacto con las raíces de la planta. 

  • Una vez que has introducido la mecha hasta la raíz de la planta, golpea la maceta suavemente un par de veces para cerrar cualquier "bolsa" de aire que hayas podido formar al introducir la mecha.

  • Coloca el otro extremo de la mecha en el recipiente con agua.

Es importante que antes de comenzar te hayas asegurado que la mecha que vas a utilizar sea muy absorbente.

Con este sistema de riego, la mecha o cordón conducirá el agua a la tierra, en función de la necesidad de la planta.

Para plantas muy grandes, deberás utilizar más de una mecha y más de un recipiente con agua.

 


Las plantas pequeñas podrás colocarlas dentro de un recipiente con agua, siempre que las apoyes sobre algún objeto,  para que el agua del recipiente no toque la maceta,  de otra forma las raíces se pudrirían.  En este caso, la mecha se colocará de la misma manera en la tierra de la maceta, y caerá directamente dentro del agua del recipiente.

 

Para plantas que necesitan mucho riego, por ejemplo el ficus, te recomendamos que utilices los dos sistemas combinados.

Importante:  Recuerda que las plantas necesitan estar en un lugar claro, donde reciban luz natural. 
Si vas a cerrar tu casa a cal y canto, no olvides dejar una habitación donde entre suficiente luz y coloca allí todas tus plantas;   recuerda evitar que les dé el sol directo, ya que éste quemaría sus hojas.

 

 


 

Una vez más te enfrentas a un viaje en avión...
Horas sin posibilidades de moverte del asiento, tobillos hinchados, ojos y garganta secos, músculos entumecidos; y para completar el panorama quizás te enfrentes al "jetlag"... Oprime aquí

 


 Te encantaría saber armar arreglos florales... no depender del buen (¡o mal!) gusto del florista... utilizar las flores de tu jardín en el centro de mesa... Oprime aquí

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: