DiploMagic.com

Tuesday
Jan 23rd
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Las joyas de la corona

Correo electrónico Imprimir

Las guardas en cajas de seguridad, las tienes aseguradas, pero, ¿cuidas realmente tus joyas?



Desde tiempos inmemoriales las joyas han sido una de las pasiones del hombre (¡y ni que decir de la mujer!)

Han sido utilizadas como símbolo de amor, de poder, de belleza, y hasta de arrepentimiento.

Han financiado increíbles aventuras; algunas han pasado de mano en mano, han formado parte de coronas o han dado de comer en épocas difíciles.

Compradas, regaladas o heredadas, nos encanta lucirlas.

Las guardamos en cajas fuertes, las aseguramos... pero ¿es ése todo el cuidado que requieren?

¡No! Las joyas también se ensucian, pierden el brillo; y si no son bien tratadas, se rayan, se rompen, y algunas, como las perlas, hasta se "mueren".

Para evitar que esto pase, deberás dedicar un poquito de atención y de tiempo a tus alhajas.

 

He aquí algunos de los cuidados más importantes, que aunque al leerlos te resulten muy obvios, generalmente no los tenemos en cuenta:

  1. Guarda tus alhajas en estuches individuales o en joyeros con separaciones, donde no corran el riesgo de tocarse unas con las otras. Esto evitará que se rayen, enreden y estropeen.
  2. Nunca sumerjas las joyas en cloro, lejía o amoníaco.
    Tanto el cloro como el amoníaco producen reacciones "invisibles" en metales preciosos como el oro. El metal va "disolviéndose" de a poco con cada inmersión, lo que, aunque no lo hará desaparecer en forma inmediata, lo debilita, haciendo que sea más propenso a quebrarse.
    (Este consejo te resultará muy obvio, pero ¿has tenido en cuenta sacarte el anillo de matrimonio al sumergirte en una piscina? Y, al limpiar el espejo del baño con producto para vidrios, ¿te acordaste que éste puede salpicarlo? ¿Te quitas los pendientes y collares cuando vas a la peluquería?)
  3. Evita que las joyas sufran cambios bruscos de temperatura.
    (¿No crees que sea algo que ocurra con frecuencia?.... Y cuando sacas la carne del congelador para pasarla al horno, ¿te quitas los anillos y pulseras? Cuando te secas el pelo, ¿te quitas el collar o los pendientes? Pues ¡deberías hacerlo!)
  4. Limpia tus alhajas luego de haberlas utilizado. La mayoría pueden lavarse con agua y jabón suave, pero algunas no resisten ni siquiera el agua...
  5. Ponte las joyas una vez que hayas terminado de peinarte y maquillarte. Algunos productos como el perfume, el fijador de pelo y otros cosméticos, pueden estropear tus alhajas.

 

A continuación encontrarás la explicación de cómo limpiar las gemas o "piedras" más conocidas.

Las perlas, requieren de cuidados especiales, oprime aquí para ver cómo debes tratarlas.


 

La limpieza de las joyas

La mejor forma de limpiar los metales preciosos es con agua y jabón suave. Se pueden frotar con un cepillo de cerdas suaves o con un paño suave y limpio, para darles brillo.

También existen productos químicos especiales para limpiar el oro, la plata y el platino, pero deberás tener en cuenta que, si la joya que quieres limpiar lleva piedras preciosas o semipreciosas, estos productos pueden dañarlas. Por lo tanto, en este caso, lo mejor es recurrir al agua jabonosa, aunque algunas piedras tampoco la soportan. Consulta la tabla que te ofrecemos a continuación para evitar estropear tus alhajas.

Otro método de limpieza que se ha popularizado en los últimos años es el ultrasonido. Las joyas se introducen en un pequeño recipiente con agua que, por medio de electricidad, produce ultrasonido. No todas las piedras soportan este método.

También se recurre con frecuencia a la limpieza al vapor. Este método es muy efectivo, especialmente para los diamantes, pero tampoco puede ser utilizado para todas las gemas.

Para aquellas piedras que no soportan ningún otro tipo de limpieza, el método a utilizar es pasarles un paño húmedo suave y luego secarlas con un paño limpio y seco.

 

Métodos de limpieza para las gemas

Gema

con vapor

con ultra-sonido

con jabón

Ámbar

Amatista

Aguamarina

Coral

Diamante

Esmeralda

Granate

Lapislázuli

Ópalo

Perla (*)

Rubí

Zafiro

Topacio

Turmalina

Turquesa

Circón (Zircón)

(*) Los collares de perlas necesitan ser lavados si son usados muy seguido, dado que el hilo con el que se enhebran se ensucia. En general, es preferible hacerlo lavar por un profesional, pero si quieres intentarlo, oprime aquí y te explicaremos cómo hacerlo sin correr riesgos.

 

 



Las perlas...
No pasan de moda, son las reinas de las joyas, las puedes usar a cualquier hora y siempre son elegantes... pero requieren cuidados especiales. Oprime aquí

 

 

 

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment:


Imágenes: Vestimenta