DiploMagic.com

Wednesday
Jan 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

¿Qué pongo en la maleta?

Correo electrónico Imprimir

Por si hace frío... Por si hace calor... Por si llueve... Por si nieva...  Por si las moscas...
Llenamos las maletas de artículos "por si..." y cuando llegamos a destino nos damos cuenta que olvidamos llevar lo que realmente era necesario.


Agosto en el Mediterráneo...  ¿Crees realmente que sea necesario llevar tres sweaters, un abrigo y dos paraguas?

Enero en Escandinavia... Un bañador puede ser útil si pensamos nadar en el hotel... pero ¿para qué llevar 4 bañadores? ¿y esos dos pareos?

Cuando partimos de viaje tendemos a llevar más cosas de las necesarias y, por lo general, a olvidar alguna de las que después nos son absolutamente imprescindibles...

Muchas veces, al regresar a casa, nos damos cuenta que más de la mitad de la ropa que llevamos no la utilizamos ni una sola vez...

¿Cómo organizarnos?  ¿Cómo evitar viajar con tanto equipaje?

He aquí algunas ideas...


 

 

Lo primero que debemos hacer es seleccionar el vestuario que nos parece necesario llevar para el viaje.

Esto deberá ser hecho teniendo en cuenta la duración del viaje, el clima que nos espera, y las actividades que desarrollaremos.
 

Tantos días, tantas camisas.

Si hacemos un viaje corto, lo más práctico es llevar un conjunto completo de ropa por cada día de estadía.
Si vamos a estar tres días de viaje y sabemos exactamente qué actividades desarrollaremos y cuál será el pronóstico del tiempo, no es tan difícil decidir.

Pero si el viaje es largo... 
Lo más recomendable es pensar en organizar el vestuario para una semana:  7 camisas o blusas, 3 pantalones o faldas, 3 pares de zapatos, 1 o 2 trajes de vestir, etc.  De esta manera no cargaremos con demasiado equipaje pero a la vez tendremos lo suficiente para variar el vestuario, sin necesidad de vivir pendientes del lavadero o la tintorería cada dos días.

Un truco que da muy buen resultado es elegir la ropa que pueda ser combinada entre sí.  Tres pantalones o faldas en colores "neutros" serán más fáciles de combinar con cada una de las blusas o camisas.  Por ejemplo, un pantalón negro, uno azul y uno gris serán más fáciles de combinar que si elegimos colores vivos. 

Si además llevamos un traje de chaqueta en la misma gama de colores, podremos combinar la chaqueta con otros pantalones o faldas y tendremos una opción más para variar el vestuario. 

Si logramos que el equipaje se mantenga dentro de una gama de colores, también podremos reducir la cantidad de pares de zapatos:  un par de zapatos cómodos para el día, un par un poco más de vestir para la noche, y ya no tendremos que cargar con un par de zapatos para cada "modelito".  En el caso de las señoras, esto último también ayuda a no tener que llevar una colección completa de bolsos.


Por si hace frío, por si hace calor...

El clima.  Nuestro gran enemigo al hacer las maletas. 

La mayor parte de la ropa que va y vuelve en las maletas sin haber sido usada es la que llevamos "por si hace frío, por si hace calor".

Lo primero que debemos hacer es informarnos correctamente del estado del tiempo en el lugar al que nos dirigimos.

Es verdad que en algunos lugares el tiempo puede ser muy variable, pero sabiendo cuál es el pronóstico aproximado, es más fácil decidir qué vamos a llevar.

Si viajamos en invierno, es inevitable llevar abrigo.  Pero ten en cuenta que es muy probable que los lugares a los que concurras tengan calefacción, por lo que lo más adecuado (y que además ocupa menos lugar en las maletas) es la ropa de media estación, y un buen abrigo para cuando tengas que estar a la intemperie. 

En lugar de cargar con ropa pesada, que probablemente te resulte incómoda, el método de "vestir como la cebolla" es muy práctico y te ahorra peso y lugar en la maleta.  El ponerte una pieza de vestir sobre otra te facilitará también el abrigarte o desabrigarte con facilidad según vaya variando la temperatura.  Una camiseta, una camisa, un chaleco, una chaqueta, el abrigo... y te vas quitando o poniendo de acuerdo a tu comodidad.

Hacer las maletas para verano es bastante más fácil.  La ropa será menos pesada y ocupará menos lugar.  Pero también terminamos llenándola de "por si..." que luego nunca utilizaremos.
Organiza un vestuario de acuerdo a los colores y, una vez que tengas todos los conjuntos decididos, agrega un abrigo liviano que combine con todos ellos.  De esta forma, si llegara a refrescar, tendrás con qué abrigarte sin haber tenido que cargar las maletas de varios "por si refresca".  Y no olvides que cuando viajas a países cálidos en verano, es muy probable que tengas que enfrentarte a cambios bruscos de temperatura a causa del aire acondicionado.  La mejor solución a este problema, sin llenar las maletas de cosas, es un chal para las señoras y una chaqueta liviana para los señores.
 

Viaje de trabajo, viaje de placer...

Obviamente, el motivo del viaje también será un elemento más al decidir qué ropa llevaremos.

Si el viaje es por razones de trabajo, el vestuario deberá ser más formal, aunque también es conveniente que lleves ropa informal para aquellos momentos que te queden libres y en los que tengas oportunidad de pasear un poco por tu cuenta.
Cuando viajas por trabajo o negocios es muy probable que tengas una agenda definida previamente, por lo que antes de partir sabrás exactamente qué compromisos tendrás, si te hará falta llevar ropa de fiesta, y qué oportunidades tendrás de escaparte de los compromisos formales y hacer un poco de turismo.  Calcula, según la cantidad de días y reuniones, cuántos modelos diferentes tendrás que lucir.  Aplica el método de los colores neutros, y verás cómo se reduce la cantidad de ropa, sin por ello tener que estar siempre vestido igual. 

En el caso de los hombres, una corbata y una camisa diferente cada día, ayudará a disimular la repetición de trajes, chaquetas y pantalones.

En el caso de las señoras, una blusa y un pañuelo diferente cada día, además de trajes de chaqueta que puedan ser combinados entre sí, harán que la maleta se reduzca sin que se note que se está repitiendo modelo.

Si el viaje es solamente de placer, lleva ropa cómoda y práctica.  Pero no olvides poner en la maleta una prenda de vestir, por si surge algo en el camino. 

 


Ya tienes el vestuario elegido.

Comencemos a suprimir

Una vez que tienes decidido el vestuario que utilizarás, coloca todo sobre la cama y forma los conjuntos.  De esta forma podrás visualizar con más facilidad lo que sobra. 

¿Es realmente necesario llevar ese conjunto que te obliga a agregar un par de zapatos que sólo podrás utilizar con ese modelito?

Y no olvides, sea donde sea que viajes, hasta en los lugares más recónditos de la tierra, siempre encontrarás algún lugar donde comprar alguna prenda adecuada al clima del lugar, que luego te quedará como recuerdo del viaje.  No llenes las maletas de "por si...";  un "por si el clima" y un "por si me tengo que vestir más formal" son necesarios, pero más no.

Por último, verifica que no te falten los accesorios necesarios:  corbatas, pañuelos, cinturones, bolsos, gemelos, etc.

 


Por si las moscas...

Si tienes que tomar medicinas, lleva contigo las dosis necesarias para cubrir todo el viaje y un par de días más, por cualquier eventualidad. 

No olvides que algunos medicamentos que en unos países se compran sin necesidad de receta médica, en otros no te serán vendidos si no tienes la receta. 

Si el viaje que planeas es largo, lleva contigo una receta médica de cada medicamento que necesites, probablemente estas no serán válidas en otro país, pero al menos podrás ir a un médico local y mostrarle cuál es el medicamento que te han indicado.

Ten en cuenta que hay muchos países en los que los antibióticos, los anticonceptivos, los lentes de contacto, los parches de nicotina, y muchos analgésicos no se venden sin receta médica.

 


"¿Habré puesto el bronceador?"  "¿Dónde están las gafas de repuesto?" "¿Y el medicamento, ya está en en el bolso?"
Para evitar los olvidos de último momento, lo mejor es hacer una lista...    Oprime aquí

 


Una vez más viajamos y una vez más nos enfrentamos al martirio de preparar las maletas, y a la perspectiva de luchar contra las arrugas una vez llegados a destino.
Oprime aquí para ver un par de trucos para que tu ropa llegue casi tan impecable como cuando la pusiste dentro de la maleta.

 


Cuando organizamos un viaje siempre nos surgen algunas dudas:

¿Qué es un E-Ticket o billete electrónico? 
¿Cuánto pueden pesar las maletas?
¿Qué artículos podemos llevar en el equipaje de mano y cuáles no están permitidos?
¿Se dañan las películas fotográficas al pasar por los detectores de metales?
¿Cómo evitar el entumecimiento durante un viaje largo en avión?
¿Cómo evitar el malestar producido por el "jetlag?

Oprime aquí y encontrarás las respuestas a estas y otras preguntas, así como muchos trucos que te facilitarán la organización del viaje.
 


 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: