DiploMagic.com

Wednesday
Jan 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Al vuelo...

Correo electrónico Imprimir

Una vez más te enfrentas a un viaje en avión...
Horas sin posibilidades de moverte del asiento, tobillos hinchados, ojos y garganta secos, músculos entumecidos; y, para completar el panorama, quizás te enfrentes al "jetlag"...

 

Todas estas incomodidades no tienen solución, pero sí alivio...

A continuación te ofrecemos algunas ideas que ayudarán a que tu viaje resulte un poquito más placentero.

 


¿Qué me pongo?

Ponte ropa cómoda, hecha con telas o materiales flexibles, que te permitan moverte con facilidad. Evita los materiales sintéticos que no permiten la buena ventilación de la piel.

No te vistas con ropa demasiado abrigada, pero tampoco olvides que la temperatura en la cabina del avión es "artificial" y, aunque se mantiene en niveles agradables, una vez que tu cuerpo se acostumbra es probable que sientas un poco de frío. Lleva, ya sea puesto o en tu bolso de mano, alguna prenda de abrigo liviano.

Otro punto importante es el calzado. Debido a la inmovilidad y a la presión de la cabina, es probable que tus pies se hinchen. Ponte zapatos cómodos, que no sean demasiado ajustados.


 

Ojos secos... garganta seca...

... ¡y de la piel ni hablemos! La humedad del aire dentro de la cabina del avión suele ser de alrededor del 25%. Por esta razón, sentimos la piel tirante, los ojos secos, la nariz y la garganta como un rallador...

He aquí algunos trucos que te ayudarán a soportar la poca humedad:

  • Bebe por lo menos un vaso de agua por hora.

  • Evita el café y las bebidas alcohólicas, que tienden a deshidratar el organismo

  • Lleva en tu bolso de mano una crema o loción hidratante para tus manos y rostro.

  • Para la sequedad de los ojos, lo ideal es llevar un frasquito de "lágrimas artificiales", es decir, una solución refrescante para los ojos que encontrarás en cualquier farmacia; estas soluciones son fabricadas con los mismos elementos que contienen nuestras lágrimas, y no contienen medicamentos. También las soluciones refrescantes que se venden para aquellos que utilizan lentillas o lentes de contacto dan muy buen resultado.

  • Si utilizas lentillas o lentes de contacto, quítatelos al subir al avión.

  • Lleva contigo caramelos de miel para suavizar la garganta.


 

Pies y tobillos hinchados

Debido a la presión de la cabina del avión y a la inmovilidad a la que estamos sometidos durante horas, los pies, tobillos y piernas tienden a hincharse. ¿Qué hacer para evitar esta incomodidad?

  • no bebas café ni bebidas alcohólicas

  • no te sientes con las piernas cruzadas, esta posición entorpece la circulación

  • trata de caminar unos pasos cada vez que puedas

  • haz movimientos circulares con los pies

  • intenta colocar los pies en alto (si viajas en clase turística o económica, olvídate de este consejo... ¡con suerte tendrás lugar para estirar las piernas y colocar los pies bajo el asiento de adelante!)


 

Otros consejitos...

  • Intenta llegar al aeropuerto con tiempo suficiente para embarcar con tranquilidad... ¡y viajar con tranquilidad!

  • No comas en forma abundante, antes y durante el viaje

  • Si tienes restricciones en los alimentos que puedes consumir, no olvides comunicarlo a la aerolínea con antelación para que puedan prever un menú adecuado a tu dieta

  • Un truco: Generalmente, y salvo contadas excepciones, la comida que sirven en los aviones no es la mejor. Para evitar salsas, condimentos y otros ingredientes que puedan no gustarte, o resultarte pesados, solicita un menú especial de dieta. Por lo general, éstos están compuestos por recetas muy sencillas de verduras, carnes y frutas... No será como comer en tu restaurante preferido, pero habrá menos posibilidades de que te desagrade o te siente mal.

  • La goma de mascar te ayudará a evitar el dolor de oídos o la sensación de oídos tapados


 

Otros problemas de los viajes en avión: músculos entumecidos, dolores de espalda, miedo a volar... Oprime aquí y te ayudaremos con estos problemas, así como te daremos algunos trucos para mitigar los efectos del "jetlag"

 


¡Inevitable!
Otra vez las maletas...
¡Cuántas veces hubiéramos deseado tener el bolso de Mary Poppins!
Oprime aquí y quizás te sorprendas al llegar a destino encontrando tu ropa casi tan impecable como cuando la pusiste dentro de la maleta.




 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: