DiploMagic.com

Wednesday
Jan 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Ejercicios para el viaje en avión

Correo electrónico Imprimir

Músculos entumecidos, dolores de espalda, mareos, palpitaciones, cansancio, insomnio...
¡No, no estamos nombrando los síntomas de una enfermedad!  Estas son algunas de las incomodidades que podemos sufrir cuando viajamos en avión.

 

El viajar en avión supone horas inmovilizado en un asiento, dentro de una cabina con atmósfera artificial, sufriendo una humedad ambiental de alrededor de un 25%... 
Todos estos factores conspiran contra nuestra comodidad.

Ya hemos visto algunos trucos para evitar las consecuencias de la falta de humedad ambiente, la hinchazón en tobillos y pies... Oprime aquí

Pero... ¿cómo controlar el miedo a volar?...

...¿cómo solucionar los dolores de espaldas, los músculos entumecidos?...


Llevas varios días intentando, contra reloj, dejar todo listo... el trabajo adelantado, la casa ordenada...  Has hecho las últimas compras antes del viaje, has hecho las maletas... Por fin partes para el aeropuerto, pero, como siempre, un poco más tarde de lo previsto... carreras, nervios, y por fin... el "check-in", el detector de metales, la sala de embarque... tu asiento en el avión.

Necesitas relajarte... si comienzas el viaje en tensión, los dolores musculares serán más intensos, la comida no te sentará bien, no lograrás dormir...

He aquí un ejercicio de relajación que te hará mucho bien y te permitirá comenzar el viaje de mejor humor.

Este ejercicio tiene resultados maravillosos en personas que sienten miedo a volar.  Si es tu caso, consulta el capítulo "Miedo a volar" a continuación del ejercicio.

  1. Siéntate en una posición que te resulte cómoda.  Si necesitas, puedes colocar una almohada o manta entre el asiento y la parte inferior de la columna vertebral, para que tu espalda pueda relajarse.

  2. Apoya los brazos de forma que estén relajados (el ideal es con las palmas de las manos hacia arriba)

  3. Cierra los ojos y concéntrate en relajar todo tu cuerpo.

  4. Una vez relajado, concentra tu atención en la respiración.  Mientras inhalas,  piensa "estoy inhalando", mientras exhalas, piensa "estoy exhalando".  Te suena ridículo... pero al concentrarte en la respiración lograrás dejar la mente en blanco, olvidarás problemas, nervios, angustias, y conseguirás relajarte.

  5. Continúa respirando lentamente y concentrándote en tu respiración.  Verás como en pocos minutos desaparecen las tensiones y te sentirás mucho más a gusto.


 

Miedo a volar:

En algunos es simple aprehensión, en otros es miedo y en otros llega a ser pánico.  El miedo a volar es muy común; existe en el 20% de la población y el 7% de los pasajeros que utiliza este medio de locomoción lo hace a disgusto, por no tener una mejor opción.

El miedo a volar no es una enfermedad, es una reacción inconsciente que se produce por diversos factores:  enfrentarse a una situación que no es natural al hombre y de la que no tienes control, experiencias previas desagradables, o simplemente un problema de claustrofobia.

Para aquellos que sienten pánico, existen terapias y cursos que pueden ayudar a superarlo.

Para los que sienten aprehensión o miedo, sin llegar al pánico, el ejercicio de relajación que explicamos anteriormente funciona maravillosamente.

Te aconsejamos que lo practiques diariamente antes de emprender el viaje, de esta forma lograrás relajarte con más facilidad una vez que estés dentro del avión.

Comienza este ejercicio cuando ya estés instalado en tu asiento, y antes del despegue (no olvides abrocharte el cinturón de seguridad, de esta forma el personal de a bordo no te interrumpirá). 
Concéntrate en relajar uno a uno tus músculos, concéntrate en la respiración... ¡quizás ni te enteres del despegue! 
Vuelve a practicarlo cada vez que sientas que regresan los nervios o el pulso se acelera... y, por última vez, cuando anuncien el aterrizaje.


Superado el nerviosismo de la partida, y quizás el miedo a volar, aún nos quedan horas de casi inmovilidad por delante, y la perspectiva de llegar a destino con los músculos entumecidos.

Estos ejercicios te ayudarán, no solamente a evitar dolores de espalda, de cuello y calambres, sino que, algunos de ellos, también evitarán la hinchazón de tobillos, pies y piernas.
Estos ejercicios los podrás realizar en tu asiento, sin molestar a tus vecinos, y sin llamar demasiado la atención.

 


Levantar los hombros.  Rotar, primero de atrás hacia adelante y luego de adelante hacia atrás  Repetir 3 a 5 veces en cada sentido.

 

 

 

 

 

Con los hombros relajados, dejar caer el mentón hacia el pecho.  Hacer movimiento de rotación, describiendo círculos completos con la cabeza,  primero hacia un lado (3 a 5 veces) y luego hacia el otro (3 a 5 veces).

 

 

 

 

 

Doblar los codos a la altura de los hombros y apoyar la punta de los dedos sobre los hombros.
Hacer movimientos de rotación, como si quisieras dibujar círculos con los codos.
Hacer 5 veces en un sentido y 5 en el otro.
Bajar los brazos suavemente y sacudirlos un poco para aflojarlos.

(Atención:  si vuelas en clase económica o turística, será mejor que esperes a que tu vecino de asiento se ausente para hacer este ejercicio... ¡No queremos que seas responsable de un ojo morado!)

 

 

 

Apoyar los dos pies en el suelo.  Apoyar las manos sobre las rodillas, contraer los músculos abdominales y comenzar a inclinarse hacia adelante,  deslizando las manos hacia los tobillos.  Mantenerse en esa posición 15 segundos e comenzar a incorporarse con suavidad hasta llegar a la posición inicial.  Repetir 3 a 5 veces.

 

 

 

 

 

Apoyar los pies en el suelo. 
Levantar el talón lo más posible. 
Volver a bajar el talón hasta apoyar. 
Repetir 10 o 15 veces.

 

 

 

 

 

Levantar los pies unos centímetros.
Hacer movimientos de rotación, describiendo círculos con las puntas de los pies.  (Si puedes, lo haces con los dos pies simultáneamente, si no, primero con uno y luego con el otro)
Este ejercicio hazlo 3 a 5  veces girando los pies en sentido horario, y 3 a 5  veces en sentido anti-horario.

 

 

 

Levantar un poco la rodilla doblada, sin que necesites doblar la espalda (la espalda debe mantenerse recta).
Bajar el pie al suelo. 
Alternar una pierna y otra.
Repetir 20 a 30 veces.

 

 

 


Inclinar un poco el cuerpo hacia adelante.
Levantar la rodilla, doblada, y rodearla con los brazos, haciendo fuerza para llevarla hacia el pecho. 
Sostener contra el pecho por 15 segundos.
Bajar suavemente, manteniendo el "abrazo"
Repetir tres o cuatro veces.
Hacer lo mismo con la otra pierna.

 


También podrás realizar algunas posiciones de yoga, que, sin moverte de tu asiento y sin que los demás pasajeros piensen que has enloquecido, te ayudarán a relajarte, a estirar los músculos, y a que te sientas mejor durante el viaje.  Oprime aquí.


 

Cuando organizamos un viaje siempre nos surgen algunas dudas:

¿Qué es un E-Ticket o billete electrónico? 
¿Cuánto pueden pesar las maletas?
¿Qué artículos podemos llevar en el equipaje de mano y cuáles no están permitidos?
¿Se dañan las películas fotográficas al pasar por los detectores de metales?
¿Cómo evitar el entumecimiento durante un viaje largo en avión?
¿Cómo evitar el malestar producido por el "jetlag?

Oprime aquí y encontrarás las respuestas a estas y otras preguntas, así como muchos trucos que te facilitarán la organización del viaje.

 


 

 
Comments (1)
1 Lunes 07 de Agosto de 2017 10:25
Made
CUANTO PUEDE PESAR LA MALETA VIAJO CON AVIANCA

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: