DiploMagic.com

Wednesday
Jan 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Ooohhhhhmmmmmmm......

Correo electrónico Imprimir

Ya conocemos las incomodidades de viajar en avión...
Sin moverte de tu asiento y sin que los demás pasajeros piensen que has enloquecido, puedes hacer algunos ejercicios de yoga que te relajarán y evitarán que sientas los músculos agarrotados.

 


Ya  hemos compartido algunos trucos para evitar, cuando viajas en avión, las consecuencias de la falta de humedad ambiente, la hinchazón en tobillos y pies... Oprime aquí

También hemos intentado ayudarte a mitigar el miedo a volar, la tensión provocada por el viaje y los músculos entumecidos... Oprime aquí

¿Qué te parece si compartimos unos ejercicios y posiciones de yoga que te ayudarán a relajarte, desentumecerte y harán más placentero tu viaje?

¡No!... ¡No pretendemos que hagas contorsiones para el asombro y diversión de los demás pasajeros!

Todos estos ejercicios podrás hacerlos sin moverte de tu asiento, sin molestar a tu vecino, y sin que nadie piense que has enloquecido.


Comencemos por relajarnos...

Para ello te recomendamos que hagas el ejercicio de relajación que hemos explicado anteriormente. Oprime aquí.

 

 

 

Posiciones...

 

Sentándote en el borde el asiento, lleva los brazos hacia atrás y toma tus manos (si te resulta dificultoso, puedes tomar un pañuelo, corbata o manta con las dos manos, intentando que las manos estén lo más cerca posible una de la otra)

Levanta los brazos lo más posible.
Mantén esta posición por 30 o 40 segundos Afloja, bajando los brazos a la posición inicial. 
Repite de 3 a 5 veces.

 

 

 

 

 

 

Entrelaza los dedos de ambas manos y levanta los brazos, con las palmas de las manos hacia arriba.
Concéntrate en mantener los hombros, la mandíbula y el rostro relajados, y en empujar la cadera contra el asiento (hacia abajo) y los brazos hacia arriba, estirándote lo más posible.
Mantén esta posición por 30 o 40 segundos, manteniendo siempre los hombros y el rostro relajados y respirando lentamente.

 

 

 

 

 

Dobla los codos a la altura de los hombros y apoya la punta de los dedos sobre los hombros.
Haz movimientos de rotación, como si quisieras dibujar círculos con los codos.
Haz estos movimientos 5 veces en un sentido y 5 en el otro.
Baja los brazos suavemente.
Durante este ejercicio, los hombros deben estar relajados, así como el rostro.

(Atención:  si vuelas en clase económica o turística, será mejor que esperes a que tu vecino de asiento se ausente para hacer este ejercicio... ¡No queremos que seas responsable de un ojo morado!)

 

 

 

 

 

 

Cruza las piernas.
Coloca las manos en los apoyabrazos del asiento.
Inhala.
Extiende tus brazos y empuja tu cuerpo hacia arriba, mientras vas exhalando.

Repite de 3 a 5 veces.

 

 

 

 

 

 

 

Coloca una corbata, pañuelo o manta de forma que sujete tu pie, como se muestra en el esquema. 
Estira la pierna para que la rodilla no quede doblada, y, siempre halando hacia ti, inclina el torso hacia adelante lo más que puedas, siempre manteniéndolo recto (sin doblar la columna vertebral). 
Concéntrate en mantener los hombros y el rostro relajados.
Mantén esta posición de 30 a 40 segundos y luego haz lo mismo con la otra pierna.

 

 

 

 

 

Con la espalda lo más recta posible, levanta una pierna y acércala a tu pecho.  Con una mano sostén tu rodilla y con la otra el pie.
Ayudándote con las manos, mueve tu pierna de un lado al otro como si estuvieras meciendo un bebé.
Haz este movimiento por 15 a 30 segundos y cambia de pierna.

Atención:  si vuelas en clase económica o turística, será mejor que esperes a que tu vecino de asiento se ausente para hacer este ejercicio... ¡No queremos que seas responsable de un ojo morado!
Y abstente de hacer este ejercicio si no quieres llamar la atención, ¡no es muy común ver un pasajero "acunando" una pierna!

 

 

 

 

Siéntate con las piernas abiertas.
Inclínate hacia adelante, manteniendo la columna vertebral bien recta (esto lo lograrás doblando tu cuerpo a la altura de la cadera)
Cuando ya no puedas bajar más el torso con la espalda recta, comienza a doblarla y sigue bajando.
Deja caer la cabeza entre tus piernas, deja que tus brazos cuelguen a los costados.
Relaja los músculos del cuello, los hombros y el rostro.
Mantén la posición el tiempo que quieras, respirando lentamente y permitiendo que tu cuerpo se relaje. 
Incorpórate durante una inhalación, haz una pausa y hazlo una vez más.


Si esta posición no te resulta cómoda, utiliza la almohada o haz un rollo con la manta y colócala sobre tus piernas, contra el torso.  Inténtalo de nuevo, probablemente te resulte más confortable y podrás mantener la posición por más tiempo.

 

 

 


¿Ejercicios más sencillos para realizar en pleno vuelo?...
¿Miedo a volar?... Oprime aquí


Cuando organizamos un viaje siempre nos surgen algunas dudas:

¿Qué es un E-Ticket o billete electrónico? 
¿Cuánto pueden pesar las maletas?
¿Qué artículos podemos llevar en el equipaje de mano y cuáles no están permitidos?
¿Se dañan las películas fotográficas al pasar por los detectores de metales?
¿Cómo evitar el entumecimiento durante un viaje largo en avión?
¿Cómo evitar el malestar producido por el "jetlag?

Oprime aquí y encontrarás las respuestas a estas y otras preguntas, así como muchos trucos que te facilitarán la organización del viaje.

 


 

 

 

Add your comment

Your name:
Your email:
Comment: